Cuarto creciente. Nuevos Rubaiyat

Figura abstracta

1

La noche me inundó en jugo de granada.

He visto en sus reflejos destellos de la nada.

Las cosas, en las luces, eran nubes aladas.

Después, mi corazón sintió que despertaba.

 

2

Entre las azucenas crece hierba de olvido.

He sentido el perfume de un paisaje dormido.

No sé si lo que veo está fuera o es mío

ni sé si estoy volando o aún yazgo en el nido.

 

3

Dicen que de la nada surgió todo algún día.

¿De la nada las rosas y su melancolía,

las estrellas, el agua, la destrucción, la vida?

¿Y la tristeza es nada y es nada la alegría?

 

4

Miré caer la lluvia. Por la margen del río

arroyuelos de barro despedían el estío.

Las corrientes dibujan en la tierra sus signos

mientras el tiempo pasa y borra los caminos.

 

5

El suelo está reseco y poblado de grietas.

En el cielo brillante las luces son saetas

que un espíritu errante arroja a las esferas.

Mi barco se detuvo varado entre la tierra.

 

6

Bebió vino de olvido y el recuerdo golpeaba.

En la noche silente el insomnio acosaba.

Sumergido en el lago lo cubrieron las aguas

y el clamor de los cielos le silenció las llagas.

 

7

Voces entre lo oscuro. Brillos en el silencio.

Rocas en ríos candentes. Sobre las aguas, fuego.

Gritos de quien me quiere. Besos de quien no quiero.

Y el mundo es un ruido de lluvia en el caldero.

 

8

¿Quién podrá defenderse de la furia del sismo,

de la rabia del agua, del mordiente del frío?

¿Qué guarida buscarse frente a tal poderío?

Ni el poema me sirve contra su prosaísmo.

 

9

Yo buscaba en el siete y era el número nueve.

Buscaba sol radiante y mira cómo llueve.

Ya no busco, camino. Disfruto sorprenderme

con cada cosa nueva que la vida me ofrece.

 

10

El zaguán era un mundo de sombras y de polvo

en el que los ratones vivían entre escombro.

Cubrieron sus rincones con el poder de un toldo

y ahora el blanco reluce en un mundo de asombro.

 

11

Si despiertan las cosas de su sueño sin tiempo

¿qué secreto dormido sorprenderá al ingenuo

que descubrió de golpe el hablador silencio?

¡Y no saber la sangre que corría por sus cuentos!

 

12

Él era un secreto y quiso ser conocido.

Brotó de Su silencio un muy leve suspiro.

De golpe, en la alta noche la luz cobró sentido

y todo fue llenándose del ser de Su bramido.

 

13

Todo lo que será ya fue y ya está escrito.

La Eternidad es un libro que leemos a pasitos. el

En nuestra percepción el tiempo es delito

de tener que elegir lo que es nuestro destino.

 

14

De la nada surgieron las luces y las eras.

Todo evolucionaba de singular manera,

cada tiempo, cambiaban de forma las esferas.

Y sin embargo Él es lo mismo que ya era.

 

15

Es extraño saber que Él dijo: Sé. Y es.

Como extraño resulta pensar que lo que ves

antes de que surgiera, alguna vez no fue.

Creer si actuó Él o nadie, es cuestión de qué fe.

 

16

He buscado en la noche la luz de las estrellas

intentando entender qué misterio hay en ellas.

Me contaron silbando las historias más bellas

pero sigue un secreto guardado en sus quimeras.

 

17

Si la vida te diera de golpe los triunfos

que añoraste de siempre, ¿se te ocurre en qué mundo

soñarías tus anhelos, volarían tus segundos?

El oro del destino siempre está muy profundo.

 

18

Ya encontró lo que andaba desde siempre buscando

y ahora todo se vuelve de repente cansancio.

Tanto correr detrás de tesoros y aplausos

y qué tarde se aprende que es mejor ir despacio.

 

 19

De pequeño quería crecer pronto y ser fuerte,

dominar los resortes extraños de la suerte.

Y al crecer vas sintiendo un aliento de muerte.

Ay, inocencia que tuve, ahora quiero tenerte.

Emilio Ballesteros Almazán

(Albolote, Granada, España, 26 de noviembre de 1956.) Poeta, narrador, ensayista y dramaturgo. Ha recibido premios en distintos géneros. Sobre su obra se ha escrito en revistas y publicaciones de España, México, Cuba, Argentina, Uruguay, Chile, Colombia, EEUU, Puerto Rico, Rep. Dominicana, Ecuador, Nicaragua, Francia, Italia y Marruecos. Ha sido incluido en antologías, de las que cabe destacar Poetas Hispanoamericanos para el Tercer Milenio (1994), Proemio uno (2000), Versos para un fin de milenio (2001), Granada en cuento (2003), No arrasadla (2003), Entre desiertos (2004), Poetas granadinos en Rosario (2004), Antología de la IX Cita la poesía (2004), El perfil del naipe (2005). Ha sido traducido al italiano, árabe, francés y alemán. Dirige la revista literaria Alhucema. Autor de los libros de narrativa El sitio en que acaban todas las tierras (1990), El negro (1998), Aynadamar (La Fuente de las Lágrimas) (2001), El otro lado (2002), y de los poemarios Padre Sol y Hermana Luna (1982), El Arca Mágica del Loco Perales (1986), Inefables Sierpes (1990), Réquiem (1992), Ojos de Corazón y Fuego (1995), Por Cuba (1996), La luz en las flores (1999), Trinos (2000), Trece (2000), Trípticos (2003) y Trilogía del silencio (2004).

 

Añadir nuevo comentario

Con estas preguntas comprobamos sie eres una persona humana y evitamos el envío masivo de spam