Salud Pública | El dengue en Cuba, su prevención y propagación

Aunque las autoridades niegan que exista una epidemia de dengue en Cuba, se ha conocido de la muerte, por dengue hemorrágico, de al menos dos menores de edad y un adolescente.

Dengue en Cuba. Pacientes
Dengue en Cuba. | Imagen: Árbol Invertido

Cientos de cubanos han denunciado durante los últimos días, en redes sociales, la alta incidencia de dengue que sufre la isla, así como el colapso de algunos hospitales por la propagación de esta enfermedad.

A continuación, respondemos tres preguntas clave sobre el dengue, su transmisión a través de Cuba y cómo disminuir el riesgo de infección.

¿Qué es el dengue?

De acuerdo con la definición ofrecida por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el dengue es una enfermedad vírica transmitida por mosquitos, principalmente por la hembra del Aedes Aegypti, previamente infectada.

“El dengue es causante de un amplio espectro patológico, que puede abarcar desde una enfermedad asintomática hasta síntomas graves similares a los de la gripe […] algunas personas evolucionan hacia un dengue grave, que puede entrañar un número indeterminado de complicaciones vinculadas a hemorragias graves, insuficiencia orgánica […] que conlleva un mayor riesgo de muerte si no se trata debidamente”.

Según un estudio publicado por la revista Nature, se estima que anualmente se producen 390 millones de infecciones con este virus, de los cuales 94 millones se manifiestan clínicamente. Además, aproximadamente 3.900 millones de personas estarían en riesgo de infección.

Debe sospecharse que una persona tiene dengue, según la OMS, si presenta fiebre elevada (de hasta 40 grados) y al menos dos de los siguientes síntomas:

  • Dolor de cabeza muy intenso.
  • Dolor detrás de los globos oculares.
  • Dolores musculares y articulares.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Sarpullidos.

Sin embargo, el dengue grave (también conocido como dengue hemorrágico), que puede derivar en complicaciones causantes de la muerte del paciente, puede identificarse, de acuerdo con el Ministerio de Salud Pública de Cuba, además, por la presencia de:

  • Dolor abdominal intenso.
  • Irritabilidad y somnolencia fuera de lo habitual.
  • Sangramientos por las encías o la nariz.
  • Desmayos.
  • Presencia de sangre en los vómitos o en las heces.

¿Cómo se está comportando el dengue en Cuba?

Hasta el 10 de julio de 2022, las autoridades de Salud Pública de Cuba registraron 3.036 casos de dengue. En al menos 8 provincias se ha demostrado la existencia de transmisión de la enfermedad (aunque está presente en todas). Además, fue encontrada la mayor cifra de focos de vectores de los últimos 15 años, con un crecimiento de 21,7 % con relación a 2021.

Sobre la presencia de Aedes Aegypti (mosquito transmisor de arbovirosis como el dengue), solo entre abril y junio se reportaron 21.505 focos más que en el mismo periodo del año anterior.

Aunque no hay datos oficiales, también se ha conocido de la muerte, por dengue hemorrágico, de al menos dos menores de edad, y de un adolescente que, al momento de ser ingresado, presentaba “síntomas febriles inespecíficos”.

La Revista de Medicina Tropical clasifica al Síndrome Febril Inespecífico (SFI) como una de las variables operativas esenciales del sistema de vigilancia epidemiológica del dengue. El SFI está presente cuando “pasados los 6 días contados a partir de la fecha de inicio de su sintomatología no tenga diagnóstico clínico o causa que justifique la presencia de fiebre”, incluso si el paciente ya no tiene síntomas.

Según datos del Ministerio de Salud Pública, solo en la primera semana de julio se identificaron en Cuba 14.256 casos de pacientes con síntomas febriles inespecíficos.

Sin embargo, las autoridades niegan que exista una epidemia de dengue en Cuba.

“No estamos en el peor momento”, aseguró el ministro de Salud Pública, José Ángel Portal Miranda, pues los meses de septiembre a noviembre son los más complejos debido al ciclo de vida del mosquito.

A esto se suma la poca disponibilidad de combustible para realizar acciones de saneamiento y fumigación, y la escasez generalizada de productos esenciales en el combate al vector, como insecticidas, o repelentes.

“Hemos tenido dificultad con el abate, con los insecticidas, con el mismo diésel. Eso es algo que no se puede negar. Y por eso no vamos a poder realizar acciones de fumigación intensiva cada seis días a todo el universo. En este momento no es una acción de control que podamos ejecutar”, declaró, al respecto, la directora nacional de Vigilancia y Lucha Antivectorial, Madelaine Rivera Sánchez.

¿Cómo prevenir el dengue?

Según la OMS, el único método para controlar el dengue o cortar su transmisión es luchar contra el agente transmisor: el mosquito o vector. De acuerdo con la Revista Cubana de Medicina Tropical, las dos principales estrategias de combate al Aedes Aegypti, en ese sentido, son la erradicación y el control de los focos.

Para evitar la propagación de focos, algunas medidas propuestas por el Ministerio de Salud Pública de Cuba, son: realizar procedimientos de detección focal en los propios hogares, voltear o tapar los posibles depósitos de agua que se encuentren a la intemperie, limpiar y ordenar los patios; mantener cerrados herméticamente tanques, aljibes, cisternas y otros recipientes donde se almacene agua; permitir la fumigación (cuando se realice) y eliminar los criaderos de mosquitos identificados.

La OMS suma, a estas medidas, la protección personal en el hogar: como el tratamiento de algunos materiales con insecticidas o el uso de mosquiteros, sobre todo si se conoce de algún brote local o si uno de los miembros de la familia está infectado.

“Cuando una persona sabe que tiene dengue, debe evitar que le piquen más mosquitos durante la primera semana de enfermedad […] esta persona podría transmitir el virus a otros mosquitos no infectados, que a su vez podrían infectar a otras personas”.

De la misma forma, aunque no existe un tratamiento específico para el dengue, las autoridades sanitarias recomiendan consultar a un médico si existe sospecha de que tiene la enfermedad. En dependencia de la gravedad, el paciente podrá ser enviado a casa, o ingresado en una institución de salud.

En casos de dengue grave, con la adecuada atención médica, las tasas de mortalidad en la mayoría de los países están por debajo del 1 %.

“Para controlar los dolores musculares y la fiebre se pueden tomar medicamentos sintomáticos como los antifebriles y los analgésicos. La mejor opción terapéutica contra tales síntomas es el paracetamol. Deberían evitarse los antiinflamatorios no esteroideos, como el ibuprofeno y la aspirina”.

Ynariel
Ynariel

(La Habana, Cuba). Escritor, periodista y actor de teatro. Ex-colaborador del festival de cine "La Muestra Joven". Ambientalista y promotor del veganismo en Cuba.

Encargado de #CubaChequea, sección de verificación de Árbol Invertido. Para enviar opiniones o sugerencias: cubachequea@arbolinvertido.com

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.