El gobierno saca a la calle las fuerzas represivas especiales
El gobierno cubano saca sus fuerzas represivas a la calle.

La violencia está patentada por el gobierno.

Este miércoles 2 de diciembre en La Habana se vivió una renovación de las posturas violentas del gobierno contra los que se han manifestado en el mes de noviembre. Los artistas, artivistas, periodistas independientes han estado en una posición difícil: no solo se han criminalizado los sucesos de San Isidro mediante una represión abierta, sino también la posición de los jovenes artistas que desean un diálogo directo con el gobierno para desarrollar el arte y la expresión en libertad.

Sobre lo sucedido en el Ministerio de Cultura de Cuba (Mincult), es válido acotar que todo acuerdo concebido fue suspendido por parte del ministerio en menos de 24 horas, porque la página oficial de dicho ministerio se hizo eco de las publicaciones que arremetían contra le grupo San Isidro, además del tuit del ministro Alpidio Alonso donde dice:

"Diálogo, debate, confrontación: para una delimitación de conceptos. José Martí habló con vehemencia de una Patria «con todos y para el bien de todos», pero no incluyó en ella a los que no tienen fe en su tierra, ni a los anexionistas".

De manera que deja claro que toda dinámica de diálogo será atendida solo si se adhiere a su muy personal concepto de «todos», en el cual se restringe a los que tengan una crítica negativa o disientan con las maneras usuales de la dictadura para comprender la inserción del arte en la vida politizada del cubano, maneras que son harto sabidas para sesgar y vituperar el arte que resulte para el gobierno una incomodidad política.

Lo cierto es que el régimen insiste en responder con violencia a las peticiones de los artistas. No solo coloca en las calles efectivos antimotines, tropas especiales y agentes de la Seguridad custodiando las casas de los activistas, sino que también induce la violencia en la televisión haciendo una propaganda de la "poca ética" de estos artistas y del supuesto terrorismo de los jóvenes de San Isidro. Así, con esa destrucción de la moral, el gobierno se vale de esas argucias para romper todos los lazos empáticos que han creado estos jóvenes en la triste y moribunda sociedad cubana actual.

En concordancia con esa manera represiva, el régimen ha apresado este miércoles 2 de noviembre a varios activistas. El modus operandi hasta ahora ha sido detenerlos en medio de la calle o en sus casas y luego soltarlos en unas pocas horas: esto solo demuestra la arbitrariedad que supone el constante careo con las fuerzas de la Seguridad y la falta de leyes que permitan un estado de derecho al cual acogerse cuando el sistema inicia un proyecto de hostigamiento y represión.

Este miércoles fueron apresados en distintas horas: Luis Manuel Otero Alcántara, artista, uno de los acuartelados en San Isidro y su coordinador general; de hecho, resulta curioso en este caso que estuvo desaparecido varios días en manos de la Seguridad del Estado, y luego apareció en un hospital. El día 1ro fue puesto en libertad, pero en la tarde del día 2 ( el mismo día de su 33 cumpleaños) fue apresado junto con la activista y curadora de arte Claudia Genlui Hidalgo.

De igual forma actuaron con la artista de la performance Tania Bruguera; en este caso querían impedir que llegara al Instituto Internacional de Artivismo Hannah Arendt donde estaban los 30 muchachos que entraron a pedir diálogo al Ministerio de Cultura de Cuba. Soltaron en menos de dos horas a Bruguera, pero apresaron simultáneamente a Michel Matos, otro activista que estuvo dentro del Mincult.  

Tania Bruguera con nasobuco.
Artista cubana Tania Bruguera.

Otra activista que fue detenida es la también periodista de Cibercuba Iliana Hernández, ella se dirigía a protestar al Instituto Cubano de Radio y Televisión, ICRT. Hernández fue una de las acuarteladas en la sede de San Isidro, y además sostuvo huelga de hambre.

El director de El Estornudo, Carlos Manuel Álvarez, estuvo varias horas en un interrogatorio con la Seguridad del Estado. Ha dicho en un post en Facebook que, entre tantas preguntas, era sostenida la de su entrada a la sede de San Isidro.

La violencia está patentada por el gobierno. Tienen aún bajo vigilancia policial a casi todos los activistas, asimismo el Mincult amaneció rodeado por efectivos policiales para evitar otro encuentro de los artistas reclamando el diálogo con el ministro. Cuando una ciudad amanece con fuerzas especiales de la policía en las calles, con un presidente que censura toda muestra de libertad de opinión, y con tantas detenciones, es evidente que esa ciudad no solo no es libre, sino que se prepara una guerra silente que atenta contra la libertad individual.

 

Nota Bene: en este link se podrá ver un mapa con todas las detenciones y activismos que sucedieron al hecho del Mincult. Es evidente la crecida represión, lo que demuestra el temor del gobierno por la incontención de un creciente malestar cívico.

Bela Lámar
Bela Lámar

(La Habana, 1990). Escritora a medio tiempo. Ha escrito varios artículos sobre libertad de expresión. Lee, a los pies de las iglesias, el nombre de los presos. Vende rosarios en la puerta de la Catedral de La Habana. A veces regala poemas. Le teme a las islas.

Email: textosdemartillo@gmail.com

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions. CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.